lunes, 10 de octubre de 2016

Segundo debate: cruce de acusaciones y avisos en un tenso cara a cara en St. Louis

La Hillary y El Donald. (Foto: Getty)

El debate entre el presunto depredador sexual y la presunta defensora de depredadores sexuales, tal y como han sido presentados por la campaña rival en las horas previas, ha empezado sin la pantomima de darse la mano, lo cual es de agradecer. Lo contrario hubiera sido de un tremendo, tremendo, tremendo cinismo por ambas partes.


Entregado a la causa anti-Trump, Anderson Cooper ha preguntado a Trump si es consciente de que alardeó de
atacar sexualmente a las mujeres en la grabación de 2005 publicada el viernes.


"No creo que entiendas lo que dije. Era una conversación de vestuario,"
 le ha dicho Trump. "Pido perdón a mi familia y sin duda pido perdón al pueblo americano," ha añadido antes de pasar a hablar del ISIS y de asuntos más "importantes."


Cooper le ha preguntado si realmente hizo lo que relata en esa grabación. Trump ha dicho que no.


Clinton ha respondido que
Trump "no es digno para ser Presidente y comandante en jefe." De otros nominados republicanos "nunca cuestioné su preparación para servir. Donald Trump es diferente."


"Lo que todos vimos y oímos el viernes fue a Donald hablando sobre las mujeres, sobre
lo que piensa de las mujeres, lo que les hace a las mujeres," ha dicho Clinton. "Creo que está claro para cualquiera que lo escuche que eso representa exactamente lo que él es."


La candidata demócrata ha acusado al republicano de haber insultado no solo a las mujeres, sino a las minorías y a comunidades específicas, y ha empezado a hablar de cómo ella piensa ayudar a los americanos.


"Son solo palabras, tíos. Son solo palabras,"
 ha replicado Trump.


La conversación ha vuelto al asunto del Chocho-Trump.


"Eso fue una conversación de vestuario. No estoy orgulloso de ello," ha repetido Trump antes de sacar a la palestra las aventuras sexuales de Bill Clinton, cuyas damnificadas estaban presentes en la grada, preparadas para la guerra. "Cuando miras a Bill Clinton," ha dicho, "no ha habido nadie en la historia de esta nación que haya abusado tanto de las mujeres."


Hillary le ha respondido repitiendo la famosa frase pronunciada por Michelle Obama en la convención demócrata sobre cómo responder a las campañas negativas. "Cuando ellos caen bajo, nosotros nos mantenemos alto."


Trump nunca ha pedido perdón, ni a un periodista discapacitado ni a otras personas a las que ha ofendido, ha dicho Clinton.


Ha sido entonces cuando Trump le ha espetado que le debe una disculpa al pueblo americano por haber eliminado 33,000 emails. "Si gano, voy a dar instrucciones a mi fiscal general para que ponga un fiscal especial para investigar tu situación," ha dicho Trump mirando a Clinton, quien se ha puesto visiblemente nerviosa y lo ha acusado en los minutos posteriores.


"Nunca ha habido tantas mentiras, tanto engaño," ha dicho Trump.


Clinton ha dado su respuesta estándar: "Fue un error. Asumo la responsabilidad por haber usado una cuenta personal de correo electrónico. Obviamente, si tuviera que hacerlo otra vez, no lo haría."


"No hay evidencias" de que información clasificada haya terminado en manos equivocadas, se ha defendido la ex secretaria de Estado.


"Deberías avergonzarte de ti misma," le ha dicho Trump.


"Es simplemente la mar de bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no esté a cargo de las leyes en este país," ha dicho Clinton.


"Porque entonces estarías en la cárcel," ha soltado Trump, dejando a Clinton temblando.


"Has dicho que estuvo bien eliminar 33,000 emails. Yo no lo creo," ha seguido Trump.


"Mira, eso no es cierto," se ha defendido Clinton, acusando a Trump de no querer hablar de su campaña porque "los republicanos te están abandonando."


Han sido los peores minutos de Clinton, un mal momento que se ha prolongado en la discusión sobre el Obamacare. Clinton ha dicho que quiere "salvar lo que funciona y lo que es bueno" de la ley sanitaria del Presidente Obama. Se le ha preguntado sobre unas declaraciones que hizo su marido hace unos días, en las que describía el Obamacare como "un sistema loco," y que no hicieron ningún favor a su mujer.


Trump ha dicho que el Obamacare debe ser "revocado y reemplazado," y ha abogado por tener "muchísima competencia" en el mercado de los seguros y por dejar los fondos en manos de los estados.


En la segunda mitad, el debate se ha nivelado, con una Clinton más tranquila y con respuestas estudiadas y algunos chispazos de Trump sobre comercio, inmigración o terrorismo mientras ponía en duda "el buen juicio" de Clinton, poniendo siempre a Bernie Sanders por delante. "Me sorprendió ver a Bernie Sanders unirse al diablo" (el diablo es Hillary).


"Este es el mayor caballo de Troya de nuestro tiempo," ha dicho el constructor de rascacielos sobre la inmigración procedente de Oriente Medio, que Clinton quiere ampliar. "No quiero tener a cientos de miles de personas viniendo de Siria cuando no sabemos nada acerca de sus valores, nada acerca de su amor por nuestro país."


"¿Vamos a hacer exámenes religiosos cuando la gente llegue a nuestro país?," ha preguntado Clinton, calificando las declaraciones de Trump como "peligrosas." "Lo que Donald Trump dice sobre los musulmanes se utiliza para reclutar combatientes," ha dicho.


Trump ha atacado a Clinton con uno de los asuntos más peliagudos para la candidata demócrata, su voto a favor de autorizar la guerra.


"El Capitán Khan es un héroe americano. Si yo hubiera sido Presidente en aquel momento, él hoy estaría vivo," ha dicho el candidato republicano. "Yo no hubiera enviado a nuestra gente a Iraq. Iraq fue un desastre."


Para explicar por qué en una de sus conferencias aseguró a ejecutivos de Wall Street que hay que mantener una postura en público y otra postura en privado, Clinton ha puesto como ejemplo las negociaciones de Abraham Lincoln con las diferentes facciones del Congreso. Pero la cosa le ha salido mal porque Trump ha respondido utilizando a Lincon contra ella con sentido del humor. "El honesto Abe nunca mintió," ha dicho. "Esa es la diferencia entre Abe Lincoln y tú."


Al final ha habido un momento para reducir la tensión que se mascaba en el ambiente. Un votante indeciso ha pedido a los candidatos que mencionaran alguna cosa positiva del otro. Clinton ha mencionado a los hijos de Trump como el mejor activo del candidato republicano. (Estamos de acuerdo, sobre todo en cuanto a Ivanka, nos gusta de arriba a abajo.) Trump, de manera sorprendente, ha declarado que admira de Clinton que es una luchadora que nunca se rinde.


Los moderadores han dado por concluido el debate y esta vez sí, los candidatos se han dado la mano.


En resumen, un debate igualado. Un respiro para Trump y una oportunidad para pasar página de las últimas 48 horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada