miércoles, 26 de octubre de 2016

Clinton celebrará la noche electoral en el 'Jacob K. Javits Center' de NY


El Jacob Javits Center en Manhattan.


"Hillary Clinton planea celebrar su noche electoral en el Javits Center de Nueva York" el 8 de noviembre, informa Associated Press. "Su portavoz Jennifer Palmieri ha dicho a los reporteros en Florida que el gran recinto ha sido escogido por ser uno de los mayores espacios cubiertos de la ciduad de Nueva York."


AP destaca que "el centro tiene una gran fachada de cristal que lo convierte en un lugar apropiado para Clinton si rompe el techo de cristal [así se llama a las barreras laborales] y se convierte en la primera mujer Presidenta."


El Jacob K. Javits Center se llama así en honor al legendario senador republicano liberal por Nueva York Jacob Javits, derrotado en 1980 por un republicano más conservador, uno de los momentos más impactantes de la historia de las elecciones al Senado. Lo curioso es que el recinto está
en Manhattan, un distrito en el que Clinton rechazó establecer el cuartel general de su campaña en favor de Brooklyn, para estar más conectada con la gente corriente.


Está además a solo
unos 3 kilómetros de la Torre Trump. Así que la noche del 8 de noviembre puede ser muy divertida y muy movida en la Gran Manzana. Aún no sabemos si Trump celebrará esa noche en su torre (estaría bien volver a verle descender la escalera mecánica donde todo empezó) o reservará algún hotel o recinto, pero lo más lógico es que sea también en Manhattan, ya que la tradición nos dice que los candidatos presidenciales en EEUU normalmente optan por pasar la noche electoral en sus ciudades o estados.


Si no me equivoco,
el último candidato presidencial que pasó la noche electoral en Nueva York fue Richard Nixon en 1968. Lo hizo en el hotel Waldorf Astoria de Manhattan. Aunque californiano, Nixon llevaba cinco años viviendo y trabajando en Nueva York como socio de una firma de abogados. Fue una noche larga que duró hasta el mediodía del día siguiente. Nixon reunió a su familia en la suite y les avisó que podía volver a perder. De hecho, durante una parte de la noche, los asesores del candidato temieron una repetición de 1960 y pensaron que su hombre iba encaminado a la derrota. Finalmente ganó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada