domingo, 30 de octubre de 2016

Hillary Clinton dedica el domingo a cortejar a los afroamericanos y a los homosexuales en el Sur de Florida

Hillary Clinton ha visitado una iglesia negra de Fort Lauderdale, en el condado demócrata de Broward, en el Sur de Florida, para oír misa y dar un discurso.


No se ha referido a su problema con el FBI, al menos directamente.


"Todos, todos son derribados en la vida," ha dicho. "Y como mi madre me enseñó, lo que importa es si te vuelves a levantar. Y los que somos personas de fe sabemos que volver a levantarse es lo que se nos pide que hagamos."


"Las escrituras nos dicen que nos alegremos de nuestros sufrimientos sabiendo que el sufrimiento produce resistencia y la resistencia produce carácter, y el carácter produce esperanza," ha dicho.


Ha criticado a
Donald Trump indirectamente, sin mencionar su nombre.


"Tenemos que abordar algunos problemas serios, y lo último que necesitamos es un potro desbocado," ha dicho. "La mejor manera de repudiar una visión negativa, odiosa e intolerante es votando."


"Yo sé lo duro que es ser Presidente," ha asegurado. "Trabajé para uno y viví con otro."


La candidata ha prometido que si gana la Casa Blanca, se enfrentará al racismo y al sexismo y ha prometido que
defenderá el legado del Presidente Obama, que a juzgar por la reacción es más popular que ella en la congregación.




Después de misa, Clinton ha visitado Betty's, un popular
restaurante para negros de Fort Lauderdale que lleva cuatro décadas abierto.




Por último, ha parado
en un club gay de Wilton Manors, una ciudad dominada por la comunidad gay en el condado de Broward, donde ha pronunciado un discurso...




... y ha saludado a sus seguidores desde un balcón adornado con los colores de la bandera de EEUU y la bandera LGBT.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada