viernes, 20 de enero de 2017

El Trumpazo completado: jura, 21 cañonazos y 16 minutos de discurso

A las 11:59 del mediodía del 20 de enero de 2017, el presidente del Tribunal Supremo de EEUU, John Roberts, ha tomado juramento a Donald Trump como 45º Presidente de EEUU en la fachada Oeste del Capitolio de Washington, DC.


El hombre de negocios neoyorquino, con su característica corbata roja, ha puesto su mano izquierda sobre dos ejemplares de la Biblia que sostenía su mujer, uno usado por Abraham Lincoln, el primer Presidente republicano, en su primera investidura y otro que le regaló su madre, Mary Anne, en 1955, y ha recitado las palabras contenidas en la Constitución.


"Yo, Donald John Trump, juro solemnemente que ejecutaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos, y en la medida de mis capacidades preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos. Con la ayuda de Dios."


La jura



Tras la salva de 21 cañonazos en honor al nuevo comandante en jefe y la representación del Hail to the Chief, el himno presidencial, por la orquesta militar de los marines, el Presidente Trump ha pronunciado un discurso completamente fiel a lo que prometió durante la campaña, poniendo de vuelta y media a la clase política, demócrata y republicana, que ha gobernado el país en los últimos años dando la espalda al interés de los nacionales.


Y lo ha hecho con cuatro de los cinco ex Presidentes vivos sentados a solo unos metros de él, un conjunto de circunstancias que hubiera condicionado el discurso de cualquier otro Presidente entrante en su lugar.


"De este día en adelante, va a ser solo América primero,"
ha sido el principal juramento de Trump.


"Hoy no solo estamos transfiriendo el poder de un partido a otro... sino que estamos transfiriendo el poder de Washington, DC y devolviéndolo a vosotros, el pueblo,"
ha dicho.


"El establishment se ha protegido a sí mismo pero no a los ciudadanos de este país. Sus victorias no han sido vuestras victorias. Sus triunfos no han sido vuestros triunfos. Mientras ellos lo celebran en la capital de nuestra nación,"
los trabajadores americanos están sufriendo, ha sido la idea central sobre la que ha girado el mensaje.


"Todo eso cambia, aquí mismo, empezando ahora mismo. Porque este momento es vuestro momento. Os pertenece,"
ha asegurado. "Este es vuestro día, esta es vuestra celebración, y esto, los Estados Unidos de América, son vuestro país."


"El 20 de enero de 2017 será recordado como el día que el pueblo se convirtió otra vez en dirigente de la nación. Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados. Ahora todos os escuchan."


"Lo que de verdad importa"
para Trump, "no es qué partido controla nuestro gobierno, sino si nuestro gobierno está controlado por nuestro pueblo."


"Hemos defendido las fronteras de otras naciones mientras nos negábamos a defender la nuestra propia," ha denunciado, "y hemos gastado billones de dólares en el exterior mientras las infraestructuras de América han caído en el deterioro y la descomposición."


45 (así será conocido por ser el Presidente número 45) ha prometido que todas las decisiones que tomará serán para proteger a los americanos.


"La PROTECCIÓN nos conducirá a una gran prosperidad y fortaleza,"
ha declarado. "Pelearé por vosotros con cada aliento de mi cuerpo y nunca os abandonaré. América empezará a ganar otra vez, a ganar como nunca antes. Traeremos de vuelta nuestros trabajos, recuperaremos nuestras fronteras, recuperaremos nuestra riqueza, y recuperaremos nuestros sueños."


"Una a una, las fábricas cerraron y abandonaron nuestras costas, sin ni siquiera consideración por los millones de trabajadores que fueron abandonados. La riqueza de la clase media ha sido arrancada de sus hogares y redistribuida por todo el mundo. Pero eso es el pasado, y ahora solo miramos al futuro."


"Todas las decisiones sobre comercio, impuestos, inmigración o asuntos exteriores se tomarán para beneficiar al trabajador americano y a las familias americanas. Debemos proteger nuestras fronteras del estrago de otros países haciendo nuestros productos, robándonos nuestras compañías y destruyendo nuestros empleos."


Seguirá "dos simples reglas: comprar americano y contratar americano."


A diferencia de los Presidentes republicanos del último medio siglo, Trump no ha hablado de gobierno limitado, la marca ideológica del partido del elefante; ha hablado de invertir en obras públicas para reconstruir ciudades, puentes, autopistas y túneles "con manos americanas y obreros americanos." Y es que su credo y la única línea inviolable, como quedó claro en la campaña, es el nacionalismo.


El nacionalismo ("Seamos negros, marrones o blancos, todos sangramos la misma sangre roja de los patriotas") será lo que una al país en opinión de Trump. Esto, de lo que en los últimos años escribió y habló largo y tendido un demócrata, Jim Webb, es muy interesante porque nos revela la parte más ambiciosa del proyecto de Trump, que es lo que tiene a la oposición en estado de alarma: el nuevo Presidente no quiere que haya americanos blancos, americanos negros, asiáticos americanos o americanos mexicanos; solo quiere americanos a secas, unidos por las putadas que sufren cada día.


"Redescubriremos nuestra lealtad con los demás. Cuando abres tu corazón al patriotismo, no hay espacio para los prejuicios. La Biblia nos dice cuán bueno y placentero es cuando el pueblo vive en comunión," ha dicho Trump. "Cuando América está unida, América es totalmente imparable."


"El tiempo de las palabras vacías ha terminado. Ahora es la hora de la acción," ha adelantado en forma de advertencia a los políticos, para empezar su difícil negociación con ellos en lo más alto. Es lo del niño que quiere un perro y para que sus padres le regalen un perro les pide un pony.


Con la complicidad del público, Trump ha terminado haciéndose eco del lema de la campaña que lo ha puesto en la Casa Blanca: "Haremos América fuerte otra vez. Haremos América rica otra vez. Haremos América orgullosa otra vez, y sí, juntos haremos América grande otra vez."


Andrew Jackson ha vuelto a la Casa Blanca. Sospecho que en los próximos meses y años se publicarán nuevos libros sobre el séptimo Presidente de EEUU. A muchos les vendrán bien.


Discurso completo



Con las imágenes de la entrada de Trump en la Casa Blanca esta tarde-noche, mi tarea de seguimiento de las elecciones presidenciales de 2016 habrá concluido. Os dejo la única herramienta imprescindible para seguir la Presidencia de Trump: @realDonaldTrump (y quizás @POTUS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada